La Iglesia Católica paga $1 millón para transar las demandas de abuso sexual

(6 de agosto de 2018) AP reportó el mes pasado que una orden religiosa católica había llegado al acuerdo de pagarles $1 millón a ocho personas que alegan haber sido abusadas sexualmente por dos sacerdotes de Massachusetts. El abogado de las víctimas declaró que las demandas de abuso sexual se pusieron en conocimiento de la orden de los agustinos hace como un año y las partes llegaron a un acuerdo extrajudicial durante el proceso de mediación.

El Boston Globe reportó que cinco hombres y tres mujeres alegaron abuso por los Rvdos. John Gallagher y Robert Turnbull en las décadas de los setenta y ochenta, cuando las víctimas tenían entre 9 y 12 años. Ambos sacerdotes acusados ya han fallecido.

Relacionado: Demanda de abuso por los clérigos

No se le hizo caso al grito de socorro

Una de las víctimas le escribió sobre el abuso sufrido al ya fallecido Cardenal Bernard Law, dijo su abogado, Mitch Garabedian. Él declaró que la carta prueba que el antiguo arzobispo de Boston sabía del abuso sexual cometido por sacerdotes. El Cardenal Law, quien murió el año pasado, también estaba en el centro de un escándalo de abuso sexual mientras actuaba como cardenal y también es parte del informe reciente del gran jurado de Pensilvania sobre el desenfrenado abuso sexual perpetrado por el clero.

El presidente de Road to Recovery Inc., Robert Hoatson, anunció el acuerdo afuera de la iglesia parroquial de St. Mary of the Assumption en Boston. El Sr. Hoatson, sobreviviente también del abuso sexual a manos de un sacerdote, dijo que el pacto evitaba entablar una demanda legal en contra de los agustinos. Su organización caritativa sin fines de lucro de Nueva Jersey asiste a las víctimas del abuso sexual y las anima a exponer sus experiencias.

El Sr.  Garabedian dijo que tres de sus clientes, en la actualidad mujeres adultas, fueron abusadas por un sacerdote que actuaba de entrenador en St. Mary’s en Lawrence entre 1973 y 1976. El padre Gallagher era entrenador de natación y baloncesto para la CYO (Organización de jóvenes católicos). Abusaba de las jovencitas de ambos equipos en la rectoría y también durante excursiones, incluso una a Saratoga, Nueva York.

El Sr.  Garabedian dijo que otras cinco personas, en la actualidad hombres adultos, fueron víctimas del abuso por un sacerdote que también era maestro y encargado del equipo atlético cuando las víctimas (que tenían entre 13 y 14 años en aquellos tiempos) asistían a Austin Preparatory School in Reading, entre 1977 y 1981.

“Abusaba sexualmente de mis clientes (manoseo y a veces penetración digital) en el Northmeadow Health & Racquet Club en Tewksbury, en las duchas y en la piscina” dijo el Sr.  Garabedian. “También abusaba sexualmente de ellos en una habitación contigua a su salón de clase en la escuela Austin Prep.

Le costaba creer que los supervisores del padre Turnbull no supieran que él estaba abusando sexualmente de los niños, porque entre los estudiantes corrían rumores sobre el sacerdote.

“Sus supervisores le dieron la espalda a niños inocentes,” dijo el Sr.  Garabedian.

Mujer: “Todavía siento ese dolor. . . ”

El Sr.  Hoatson dijo que una de las víctimas del Padre Gallagher fue abusada cuando estaba en el cuarto, quinto y sexto grado de las escuelas inter parroquiales católicas en Lawrence. Esas escuelas eran St. Mary, St. Lawrence y Holy Rosary. La mujer dio los detalles en la carta que le escribió al Cardenal Law: “Por lo general el padre Gallagher nos reunía a mí y a mis amigas con alguna excusa: pintar el gimnasio, contar el dinero de las recaudaciones, porque era nuestro entrenador. . .  Cuando las otras muchachas estaban haciendo esas labores, llamaba a una de nosotras a que fuéramos con él.”

“Sentado mirando a las muchachas trabajar, me decía que me sentara en sus piernas. De esa forma yo no podía verlas a ellas. Me ponía mis piernas alrededor de él de forma que lo abrazara con las piernas. Me pegaba a él e insistía que lo abrazara fuertemente y lo besara. (Cuando) acababa conmigo, me dejaba ir y llamaba a otra muchacha y repetía esto con ella.”

El Sr.  Hoatson dijo que la mujer le dijo al Cardenal Law que ella deseaba que se castigara al padre Gallagher por el dolor que le había causado. “El sufrimiento está presente todavía y será parte de mi vida para siempre”, escribió la mujer en su carta.

El Cardenal Law debería de haber advertido a los feligreses y al público sobre el padre Gallagher pero en vez de eso “ayudó a encubrirlo”, dijo el Sr.  Garabedian.

La Iglesia católica paga $1 millón para transar las demandas de abuso sexual

En vez de disciplinarlos y retirarlos de sus funciones, los sacerdotes depredadores como el padre Gallagher fueron transferidos de una parroquia a otra, algo que también reportó el gran jurado de Pensilvania recientemente que determinó que 300 sacerdotes católicos habían abusado de más de 1,000 niños.

“El cardenal o la arquidiócesis tenían la obligación de averiguar por qué esos individuos fueron transferidos a la Arquidiócesis de Boston,” dijo el Sr.  Garabedian. La falla de la Iglesia al no haber chequeado a esos depredadores pedófilos, y no exponer el posible historial de abusos sexuales, dijo, “es otra indicación de cómo la arquidiócesis católica ha fallado miserablemente y no ha protegido a los niños”.

Más de 5,000 víctimas de abuso cometido por el clero

El Sr.  Hoatson dijo que desde que la formó en el 2003, su organización ha prestado una variedad de servicios de apoyo a más de 5,000 víctimas y sus familias del abuso sexual cometido por los clérigos.

“Yo asisto a estos eventos públicos como defensor de ellos y para animar a otras víctimas a venir a mí.” dijo el Sr.  Hoatson. Él conoce el terreno. Él mismo fue víctima del abuso sexual de parte del clero cuando era niño, y después fue sacerdote católico durante 14 años.”

“Haremos todo lo que sea posible para ayudar a una víctima a iniciar su recuperación,” dijo.

Relacionado

 

Share