Demanda sobre el abuso por sacerdotes en Pensilvania

A la luz de las terribles determinaciones de un gran jurado en Pensilvania, Matthews & Associates está investigando reportes de que algunos sacerdotes de Pensilvania abusaron sexualmente a más de 1,000 niños, quizás muchos más, según el gran jurado. Comuníquese con nosotros para recibir una consulta legal gratuita si usted o un ser querido fue víctima del abuso sexual a manos de sacerdotes en Pensilvania.

Vea el Informe del gran jurado de Pensilvania.

Algunos sacerdotes de Pensilvania abusaron a más de 1,000 niños.

(15 de agosto de 2018) Ciertos sacerdotes de Pensilvania abusaron a más de 1,000 niños en las últimas siete décadas. Esa fue la conclusión en un informe del gran jurado que fue publicado ayer. A ese grupo se le asignó la tarea de investigar las alegaciones de las víctimas de haber sido abusadas por sacerdotes. El gran jurado determinó que cientos de sacerdotes católicos en Pensilvania abusaron a más de 1,000 niños, y probablemente muchos más. El abuso se llevó a cabo desde 1940 hasta el presente. Y algo más que preocupa es que el jurado determinó que los dirigentes de la iglesia, incluyendo al actual arzobispo de Washington, D.C., encubrieron los abusos sistemáticamente.

El gran jurado escuchó testimonio de docenas de testigos y analizaron medio millón de páginas de documentos diocesanos internos. El jurado escribió sobre los documentos que examinaron:

“Contenían alegaciones creíbles sobre trescientos sacerdotes depredadores. La identidad de más de mil niños víctimas aparecía  en los propios registros de la Iglesia. Creemos que el verdadero número de niños víctimas cuya documentación se ha extraviado o los que tuvieron miedo de hablar podría estar en los miles”.

De alguna manera la Iglesia “extravió” muchos de los reportes de abusos por parte del clero.

“Los sacerdotes estaban violando a niños y niñas y los hombres de Dios responsables de ellos no solo no hicieron nada, sino que lo ocultaron” dijo el Procurador General Josh Shapiro durante una conferencia de prensa en Harriburg, Pensilvania.

Trescientos sacerdotes abusaron de los niños

Es difícil creerlo, pero el gran jurado reportó que el número de sacerdotes que abusaban es de más de 300. Tristemente, en casi todos los casos, el plazo de prescripción ya ha vencido; eso significa que es demasiado tarde para presentar cargos penales. (Pero existe la posibilidad de que nueva legislación cambie esa situación.) Más de 100 de los sacerdotes acusados han muerto (quizás estén en el infierno). Otros muchos están jubilados, han sido suspendidos del sacerdocio o han sido dados de baja.

El gran jurado declaró que “les repugna que todos esos crímenes vayan a quedar sin castigar y sin compensar.”

Las autoridades evaluaron a cada sospechoso y solo pudieron presentarles cargos a dos sacerdotes. Uno es un sacerdote que ya se ha declarado culpable, aunque el Sr.  Shapiro dijo que la investigación continúa.

El Sr.  Shapiro declaró que los responsables de la Iglesia “a propósito e intencionalmente describían el abuso como jugueteo” y “conducta inapropiada”. No era nada de eso, declaró. “Era abuso sexual de menores, incluso violación.”

El gran jurado acusó al Cardenal Donald Wuerl, que ahora dirige la arquidiócesis de Washington, D.C., de ayudar a proteger a los sacerdotes agresores cuando él era el obispo de la diócesis de Pittsburgh desde 1988 hasta 2006.

Wuerl se defendió en una declaración: “Aunque entiendo que este informe podría criticar algunas de mis acciones, creo que el informe confirma que yo actué con diligencia, preocupado por las víctimas y para evitar actos de abuso en el futuro. Espero sinceramente que una evaluación justa de mis acciones, pasadas y presentes, y mi compromiso continuo de proteger a los niños disipará cualquier otra idea creada por este informe.”

17,000 víctimas de abuso sexual por el clero en la nación

El trabajo del gran jurado de Pensilvania es la investigación más extensa del abuso perpetrado por el clero católico realizada por un estado. Sus resultados hacen eco de otras muchas investigaciones de la Iglesia en los EE. UU. Describe un abuso sexual generalizado y los esfuerzos de los dirigentes de la Iglesia por ocultar dicho abuso. Los obispos de los Estados Unidos han reconocido que más de 17,000 personas en la nación han reportado haber sido abusadas por sacerdotes y otros en la Iglesia.

Las víctimas de Pensilvania eran en su mayoría niños pero también hubo abuso a niñas, manifestó el informe.

Detalles horribles de los abusos

Los abusos atroces cometidos por el clero iban desde manoseo y masturbación a violaciones anales, orales y vaginales. Un niño declaró que lo obligaron a confesarse con el sacerdote que abusó sexualmente de él. A un niño de 9 años lo obligaron a practicar sexo oral y luego le lavaron la boca con agua bendita. Otro niño fue obligado a posar desnudo en una imitación macabra de la crucifixión y entonces fue fotografiado por un grupo de sacerdotes que el Sr.  Shapiro alegó producía y distribuía pornografía infantil en los terrenos de la iglesia.

Abuso sistemático y encubrimiento

El gran jurado concluyó que en vez de ocuparse de proteger a las víctimas, sucesiones de obispos católicos y otros líderes diocesanos actuaron para encubrir a los autores de los delitos y a la Iglesia y así evitar mala publicidad y sanciones económicas en los tribunales civiles. No reportaron a los sacerdotes acusados a la policía. En su lugar enviaron a los sacerdotes abusadores a “instituciones de tratamiento” donde se “blanqueaban” y luego eran trasladados a otras parroquias. La jerarquía de la Iglesia “permitió a cientos de infractores conocidos regresar al ministerio,” declaró el informe.

El Sr.  Shapiro declaró que la investigación confirmó “esfuerzos sistemáticos para proteger a la jerarquía de la Iglesia en Pensilvania y en el Vaticano,” aunque el informe dio muy pocos detalles sobre el papel del Vaticano. Solo describió una serie de informes confidenciales que los obispos enviaron al Vaticano sobre los sacerdotes agresores.

Una conspiración de silencio

La conspiración de silencio desde el Vaticano hacia abajo se extendía más allá de los terrenos de la Iglesia. El gran jurado declaró que encontró casos en que la policía o los fiscales se enteraron de los alegatos de abuso sexual perpetrados por el clero, pero no los investigaron, por deferencia a los deseos de la jerarquía de la Iglesia.

La Iglesia Católica se ha desestabilizado por los sacerdotes pedófilos

El informe del gran jurado nos llega en medio de un escándalo vergonzoso que ocurre en los más altos niveles de la Iglesia Católica de los Estados Unidos. El papa Francisco suspendió de su puesto al Cardenal Theodore McCarrick, de 88 años. El papa le ordenó a McCarrick  dedicarse a una vida de oración y penitencia entre alegatos de que McCarrick abusó sexualmente de niños durante años y tuvo conductas sexuales impropias con seminaristas adultos.

Wuerl ha sido duramente criticado por su respuesta al escándalo de McCarrick. Algunos dudan de sus declaraciones expresando sorpresa e ignorancia sobre las alegaciones de que McCarrick abusó y acosó a jóvenes seminaristas. Wuerl reemplazó a McCarrick como arzobispo de Washington después de que McCarrick se jubilara en el 2006.

El gran jurado de Pensilvania, convocado por la oficina del procurador general del estado en 2016, escuchó el testimonio de docenas de testigos y analizó más de medio millón de páginas de documentos internos de las diócesis de Allentown, Erie, Greensburg, Harrisburg, Pittsburgh y Scranton.

La diócesis de Pittsburgh declaró que algunos sacerdotes todavía estaban ejerciendo su ministerio porque la diócesis había determinado que los alegatos en contra de ellos no estaban corroborados.

Es necesario cambiar los plazos de prescripción

Tim Lennon, presidente de Survivors Network of those Abused by Priests, animó a los legisladores de Pensilvania a eliminar los plazos de prescripción civiles y penales para los delitos sexuales a los menores. Él declaró que debían darles a las víctimas que ya no cabían dentro de los límites de edad en las leyes estatales un nuevo espacio de tiempo para presentar demandas civiles.

Los Sacerdotes tratan de evitar la divulgación

Algunos sacerdotes en ministerio y otros que ya no están, trataron de evitar la divulgación del informe, alegando en los tribunales que violaban sus derechos constitucionales. La Corte Suprema del estado de Pensilvania dijo que el público tenía el derecho de verlo, pero determinó que los nombres de los sacerdotes y otros que tenían objeciones a las determinaciones del informe quedarían tachados hasta que se lleve a cabo una audiencia sobre sus reclamaciones en septiembre.

Veinte de los miembros del gran jurado declararon el martes que estaban opuestos a “cualquier esfuerzo de censurar, alterar, tachar o enmendar” su informe.

Varias diócesis decidieron retirar la anonimidad de los acusados y divulgar los nombres de los clérigos acusados de mala conducta sexual.

Demanda sobre el abuso por sacerdotes en Pensilvania

La firma de abogados Matthews & Associates está investigando los delitos de abuso sexual a manos de sacerdotes y otros tipos de abusos por los clérigos.  La firma ha representado anteriormente a docenas de personas que alegan haber sido abusadas sexualmente a manos de su propio clérigo. Comuníquese con nosotros para recibir una consulta confidencial gratuita sobre una posible demanda de abuso por el clero si usted fue abusado sexualmente por un sacerdote u otro miembro del clero.

Relacionado

Share